Internet de las cosas (Internet of Things – IoT) es la agrupación e interconexión de dispositivos y objetos a través de una red (bien sea privada o Internet), dónde todos ellos podrían ser visibles e interaccionar.

Los objetos o dispositivos podrían ser cualquiera, desde sensores y dispositivos mecánicos hasta objetos cotidianos como pueden ser el frigorífico, el calzado o la ropa. Cualquier cosa que se pueda imaginar podría ser conectada a Internet e interaccionar sin necesidad de la intervención humana, el objetivo por tanto es una interacción de máquina a máquina, o lo que se conoce como una interacción M2M (machine to machine) o dispositivos M2M.

Internet ha evolucionado rápidamente y esto ha permitido que IoT sea ya una realidad y no sólo una visión de futuro. La fama de esta tecnología radica principalmente en todas las aplicaciones y posibilidades que nos proporciona tanto para mejorar tanto la vida cotidiana de las personas como los entornos empresariales, dónde ya se está implantando desde hace algún tiempo.

Ahorro

Monitorización remota y reducción de costes operativos gracias a la automatización de procesos internos y externos.

Mayor productividad

IoT permite mantener flujos de trabajo ininterrumpido en la cadena de producción y obtener datos operativos en tiempo real.

Fidelización

Servicio de atención al cliente inmediato y mantenimiento preventivo que permite atender a los usuarios antes de que surja la incidencia.

Branding

Refuerza el posicionamiento innovador de la empresa y posibilita una marketing experiencial, enfocado 100% en el consumidor.